Ignacio García-Valiño: El psicólogo

Ignacio García-Valiño The psychologistEl escritor de novelas Ignacio García-Valiño se graduó en psicología en Madrid. Alternó la literatura con el trabajo de psicólogo educativo en equipos de orientación. Se dedicó a analizar el problema de la agresividad infantil y juvenil. Impartió conferencias sobre trastornos de conducta y psicopatología en la adolescencia.

En el marco de la educación Ignacio García-Valiño propuso la formación de los hijos combinando el amor y la definición de límites tanto en la familia como en la escuela. El comportamiento debe adecuarse a cada edad y situación. La delimitación a la conducta de los niños es necesario impartirla de forma clara y eficaz para lograr la modelación esperada.

El psicólogo tenía experiencia en situaciones como el fracaso escolar, la violencia juvenil, el acoso escolar, la rebeldía en los adolescentes por sus actividades como psicólogo y por sus propias vivencias cuando era niño. En la escuela donde estudiaba, un compañero –muy buen estudiante y de apariencia normal- le hacia la vida imposible, tanto que tuvo que cambiar de colegio.

El escritor consideraba que todos estos fenómenos impulsivos –así lo describió en una entrevista- se debían a los cambios culturales y sociales donde los niños están expuestos a ver más violencia, los padres son más permisivos y la sociedad en general es más materialista. La publicidad se enfoca en los pequeños. Los niños en la actualidad buscan el protagonismo y utilizan la violencia como espectáculo para figurar ante sus compañeros.

García-Valiño recomendaba que los padres tienen que saber manejar a los hijos. Tienen que ser la autoridad para los niños y adolescentes. Saber con qué métodos: palabras, gestos o incluso castigos, el niño responderá a los límites establecidos. La educación utilizando diferentes métodos conseguirá frenar a los pequeños.

Ignacio explicaba que la problemática de la adolescencia era efecto de múltiples causas. Daba mucha importancia a la formación durante los primeros años de vida. Es en esa etapa donde se forja el carácter y la personalidad de los niños. Atenderlos a tiempo, consentir con límites y dar regalos merecidos son parte de los consejos que exponía en sus conferencias.